economia, consumo, psicologia, marketing EconomicaMente

V.I.P.

domingo, 21 de febrero de 2021

 Por Hugo Freyre

“Ahora que sé lo que es la libertad, voy a juntar poder para comprármela”. Sara Hebe – El Marginal

Luego de lo trascendido en los últimos días acerca de lo acontecido con las vacunas y aquellas personas con contactos que lograron acceder a la misma, sin corresponderle por el orden de prioridades establecido, abordaremos en este artículo, a través del título que le da origen al mismo, como estas acciones pueden llegar a influir y pegar en la reputación de un gobierno. Palabras como confianza, reglas de juego claras, construcción de valores, entre otras, no son solo meras frases que luego de decirlas, son arrastradas por el viento. Por el contrario, se edifican día a día con acciones. Dichas acciones se materializan a través de políticas públicas, que deben estar centradas en el bien común. En una sociedad democrática, no debe haber ciudadanos VIP. En este esquema, se erige como vital una palabra que se me viene a la cabeza y es fundamental, en un tema tan sensible como es la salud, atravesada por la pandemia que tantas vidas se llevó. Esta palabra es transparencia.




V.I.P. - Very Important Person. En una democracia, y en un tema tan sensible como lo es la administración de vacunas ante un virus nuevo, donde muchas personas tienen un familiar que padeció la enfermedad y falleció, personal de salud que trabajo sin descanso ante un nuevo enemigo, mayores de edad que no pueden ver a sus seres queridos, es una aberración que la transparencia no se encuentre presente. En este tema, no deben existir ciudadanos vip, sino que, por el contrario, debe respetarse el orden de prioridades en la aplicación. La vacuna es un bien escaso a estas horas en nuestro país, por lo cual, si una persona se la aplica y no le corresponde, le esta quitando la oportunidad a otra. En este sentido, es imprescindible el tratamiento riguroso de la información y la transparencia de la misma, con un registro en el cual se detalle quienes son las personas que recibieron y los próximos en recibirla, ya que, de lo contrario, se da lugar a estas arbitrariedades, en un tema, vuelvo a decir, tan sensible y que impacta en toda la sociedad.

Luego de esta introducción con un tema que nos sacudió en los últimos días, analizaremos otros dos temas ligados a la economía argentina.

V.I.P. - ¿Vendrán las Inversiones Productivas?. Es una pregunta, pero que tiene algo de respuesta en el análisis del segundo párrafo. ¿En que parte? En la parte en la cual a una empresa para que “entierre un fierro”, tome la decisión de contratar más personal o expandirse, es necesario mostrar un camino serio y reglas de juego claras, donde se construyan políticas públicas abocadas a destrabar el descalabro macroeconómico en el cual se encuentra la Argentina. Y no es un problema de este gobierno, ni del anterior, sino que es necesario remontarse décadas atrás en el tiempo, ya que nunca se logro construir un camino en el cual existan transiciones de gobiernos con estabilidad y políticas de Estado a largo plazo. En este sentido, hay mucho por hacer, por debatir, por repensar diversos temas que el mundo ya resolvió, y en los cuales todavía no podemos avanzar. Esos temas son decisivos a la hora de atraer inversiones que se instalen en la economía real y generen puestos de trabajo genuinos. El capital humano de la argentina posee un alto grado de conocimiento y habilidades, por lo cual, resulta tentador para muchas empresas instalar unidades de negocios en nuestro país, pero luego, al analizar el plano fiscal, monetario, y cambios de reglas repentinos, muchas veces la decisión se define en realizar la inversión en países vecinos que poseen una macroeconomía más ordenada.




V.I.P. – Vamos Incentivando la Producción. Por otro lado, la inflación comenzó a acelerarse en los últimos meses y es un tema que preocupa al gobierno y a la sociedad. El impuesto inflacionario es el más regresivo, ya que tiene un mayor impacto en aquellas personas de menores ingresos. En este esquema es importante no solo quedarse en el análisis de la demanda, a través del control de precios. El foco hay que ponerlo en la oferta. Podes regular el precio, pero no las cantidades. Poner al empresario como el enemigo de la sociedad nunca funcionó. La inflación es un fenómeno monetario, y para combatirla es necesario aplicar políticas antiinflacionarias en este sentido, de índole también monetarias. Es por ello, que es necesario ir en un sendero de incentivar la producción, reactivar la economía a través de justamente, aplicar políticas que incentiven al empresario a producir, invertir y crear puestos de trabajo.




Como conclusión, transparencia, reglas de juego claras, políticas que se piensen a mediano y largo plazo con independencia del gobierno que se encuentre en el poder y construir una hoja de ruta e ir caminando sobre la misma, a través de acciones traducidas en políticas que sean coherentes con ese sendero, son algunas cuestiones que nuestro país necesita para transformarse en lo que alguna vez fue: una potencia a nivel mundial.

 

Imágenes:

1)       https://www.google.com/search?q=vacunas+vip&tbm=isch&ved=2ahUKEwi9mOmwo_zuAhXdLbkGHbZzAxwQ2-cCegQIABAA&oq=vacunas+vip&gs_lcp=CgNpbWcQAzIECAAQAzICCAA6BAgAEEM6BQgAELEDOggIABCxAxCDAVDD3QFYhPYBYJL8AWgAcAB4AIABYYgBxQeSAQIxMpgBAKABAaoBC2d3cy13aXotaW1nwAEB&sclient=img&ei=OAAzYL2cD93b5OUPtueN4AE&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=sK22-JPyBhqSvM

2)       https://www.google.com/search?q=inversiones+productivas&tbm=isch&ved=2ahUKEwjPkvzAo_zuAhWvCLkGHUgUCT4Q2-cCegQIABAA&oq=inversiones+produc&gs_lcp=CgNpbWcQARgAMgIIADIECAAQGDIECAAQGDIECAAQGDoECAAQAzoECAAQQzoFCAAQsQM6CAgAELEDEIMBOgcIABCxAxBDOgYIABAIEB5QmPgFWNqZBmDnqAZoAHAAeAGAAWuIAf4QkgEEMjcuMZgBAKABAaoBC2d3cy13aXotaW1nsAEAwAEB&sclient=img&ei=WgAzYM_9Bq-R5OUPyKik8AM&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=KpkES45QaNvJWM

3)       https://www.google.com/search?q=produccion+de+alimentos&tbm=isch&ved=2ahUKEwjIx8K0pPzuAhW0DbkGHZMxCKsQ2-cCegQIABAA&oq=produccion+de+alimentos&gs_lcp=CgNpbWcQAzICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAA6BAgAEEM6BQgAELEDOggIABCxAxCDAVDWqQJYytQCYKTaAmgAcAB4A4ABjgGIAcoakgEEMzkuM5gBAKABAaoBC2d3cy13aXotaW1nsAEAwAEB&sclient=img&ei=TAEzYMjxGrSb5OUPk-Og2Ao&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=vSDseSWGtfzAIM

Causa y Efecto

lunes, 15 de febrero de 2021

Por Hugo Freyre

“Suerte es amiga de la acción” Casi que me pierdo – Los Cafres.

La relación de causa y efecto es históricamente conocida como una de los principales hilos mediante el cual pretendemos explicar muchos sucesos que pasan a lo largo del tránsito de nuestra vida. En pocas palabras, la causa es la que explica los efectos que un determinado episodio desencadena. El error puede buscarse y enfocarse en tratar de apuntar a los efectos para intentar modificar las causas. El camino que debe seguirse es al revés, para tener respuestas diferentes, necesitas programar y ejecutar acciones distintas. De lo contrario, siempre seguirás teniendo los mismos resultados. Como decía Einstein: “Locura es hacer lo mismo una y otra vez intentando obtener resultados diferentes”.  Pues bien, ¿hacia dónde nos conduce toda esta introducción? Tratare de abordar, a lo largo de este artículo, algunos temas de la coyuntura económica argentina intentando descifrar si lo que se está discutiendo son las causas o los efectos, para de esta manera, verificar si son cuestiones a las cuales se les presentará una solución transformada en política pública que permitan llegar a un buen puerto, o dicho problema se encontrará sujeto a repetirse por no atacar las causas del mismo, los cimientos sobre los cuales se construye. Empecemos.




El campo y la mesa de los argentinos. En las últimas semanas comenzó a sobrevolar, mediante declaraciones de altos funcionarios del gobierno, el hecho de un posible aumento de las retenciones y el establecimiento de cupos de exportación. Luego, durante esta semana, el Presidente se reunió con los representantes de la Mesa de Enlace y lograron establecer un dialogo en el cual se comprometieron a seguir trabajando en conjunto, dejando de lado en la práctica las medidas citadas en el primer párrafo. Luego de poner en contexto esta situación, en principio, se comenzaba a tejer una nueva disputa entre el Gobierno y el Campo, lo cual nos remontaba en el recuerdo hacia el año 2008, con el establecimiento de la tan discutida Resolución 125. Hay varios puntos a analizar en este esquema. Por un lado, al gobierno le preocupa el incremento de los precios de los alimentos que se viene acelerando en los últimos meses, verificado por la suba de la inflación. Por otro lado, se encuentra el contexto internacional, donde el precio de los commodities viene aumentando, lo que significa para el país un viento de cola de gran envergadura, ya que la mayor parte de las exportaciones de nuestro país se explican por el complejo agroindustrial. En este orden de ideas, volvemos al título que dio origen a este artículo. La causa de la inflación es monetaria, es decir, se refleja en un excedente en la oferta de dinero, producto en nuestro país de la emisión monetaria por encima de lo que el público demanda, y por lo tanto, querer explicar el aumento del precio interno de los alimentos a través del precio internacional, es no atacar la verdadera causa del problema. Si no tuviéramos la “bendición” de exportar alimentos, deberíamos importarlos. ¿A qué precio los importaríamos? Al precio internacional. Entonces no es un problema que importamos, sino que, por otro lado, el foco del análisis debe centrarse en que los salarios en pesos fueron perdiendo a lo largo de los años poder adquisitivo, y por lo tanto, nos cuesta cada vez más comprar los citados alimentos. En otras palabras, no estamos importando inflación, sino que el fenómeno inflacionario es de características endógenas y de raíces monetarias, por lo cual, la causa debe buscarse puertas adentro.



En conclusión, aumentar las retenciones puede tener una directriz en orden a aliviar el plano fiscal, al aumentar los recursos recaudados, pero como contrapartida, estas golpeando fuerte a un sector que invierte con mucho riesgo como lo es el campo. Un sector que aporta los dólares que nuestro país necesita para crecer, en un contexto de escasez de reservas por parte del Banco Central. Entonces, antes de tomar medidas de política económica en el sentido de tratar de bajar los precios internos para cuidar la mesa de los argentinos, se deberían analizar los efectos que pueden desencadenarse, a la par de verificar si verdaderamente se está atacando la causa del aumento sostenido y generalizado de los precios, traducido en una palabra que la política económica a lo largo de las últimas décadas, salvo con la convertibilidad, no hay sabido domar: la inflación.

El plan económico. No es un tema menor el hecho del armado de un plan económico que contemple como solucionar las cuestiones de fondo de la macroeconomía argentina. En este esquema, es vital la inversión real para crear puestos de trabajo genuinos, pues bien, es condición necesaria para que dicha inversión se produzca, tanto interna como externa, la credibilidad y reglas de juego claras. No es un slogan de campaña, sino que, en países con un clima de negocios propicio para la inversión, estas discusiones ya se encuentran cerradas y asimiladas hace tiempo. Por otro lado, es importante destacar el tema de la inversión volcada en la economía real, es decir, son los actores que apuestan de manera fuerte al futuro de la argentina, ya que como se dice, “entierran los fierros”. La inversión especulativa que viene para aprovechar tasas altas de interés queda de lado en este análisis, ya que es una cuestión financiera que poco impacta en el crecimiento de largo plazo de un país.

El gobierno intentará estimular el consumo, a través de una recuperación del poder adquisitivo del salario, es decir, el objetivo de alinear precios y salarios se traduce en una mejora del poder de compra. Con ello intentará recuperar la economía y llegar a las elecciones de término medio. Sin embargo, la realidad compleja por la cual atraviesa nuestro país, impone la necesidad de acordar políticas que tengan un campo de acción más amplio, es decir, permitan vislumbrar el sendero en los distintos temas que importan. Además del presupuesto, que se presenta como el plan de acción del gobierno, es necesario generar acuerdos con la oposición, para solucionar las cuestiones de fondo. En este sentido, es necesario comenzar a discutir como incentivar las exportaciones y la inversión, de igual manera que el consumo tiene un papel preponderante. Si no queremos quedarnos en una recuperación de corto plazo, para en los próximos años discutir los mismos temas, es vital que a la par se construya una política de mediano plazo, coordinando tanto el plano monetario como el fiscal.


De esta forma, un ejemplo de causa y efecto se vislumbra en el tipo de cambio. Es necesario para un reacomodamiento de los incentivos ir cerrando la brecha cambiaria, ya que, con este esquema, los importadores se ven tentados a importar mientras que los exportadores, por el contrario, tienen un desincentivo en este sentido. El tipo de cambio es la punta del iceberg: el efecto. La causa se encuentra en estimular tanto las exportaciones como la inversión con el objetivo de obtener dólares y de esta forma, ayudar al Banco Central a tener las divisas necesarias para transitar un camino de paz cambiaria, y por otro lado contar con un comercio exterior vigoroso.

No hay que perder más el tiempo en seguir buscando culpables a los problemas. El verdadero enemigo de nuestro país es el hecho de no renovar los problemas, y seguir en esta suerte de espiral en la cual continuamos debatiendo los efectos y no las causas. El efecto puede mutar en contraer deuda o aumentar la emisión y con esto la inflación, pero la causa de un déficit fiscal recurrente a lo largo de la historia sigue presente. El efecto de contar con pocas reservas internacionales y no poder levantar el cepo, con las implicancias que tiene se encuentra en debate, sin embargo, la causa sobre cómo hacer para aumentar las exportaciones e incentivo al valor agregado muchas veces se encuentra ajena en la agenda. El tiempo tiene que ser nuestro aliado y no nuestro enemigo, y la esperanza de vivir en un país mejor nuestra bandera.


Imágenes:

1)       https://www.google.com/search?q=causa+y+efecto&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=2ahUKEwi4rPr1juzuAhWGH7kGHaktDRQQ_AUoAXoECBAQAw&biw=1366&bih=657#imgrc=W_wf-VGGxbLRMM

2)       https://www.google.com/search?q=commodities&tbm=isch&ved=2ahUKEwiWx_unkOzuAhXABrkGHdw7DnMQ2-cCegQIABAA&oq=commodities&gs_lcp=CgNpbWcQAzICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAA6BAgAEEM6CAgAELEDEIMBOgUIABCxA1DH-AJY44oDYOCOA2gAcAB4AIABV4gB1gaSAQIxMZgBAKABAaoBC2d3cy13aXotaW1nsAEAwAEB&sclient=img&ei=vYgqYNb0I8CN5OUP3Pe4mAc&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=oZesaQDs5ALoEM

3)       https://www.google.com/search?q=plan+economico&tbm=isch&ved=2ahUKEwiK9rnHkuzuAhXfA7kGHVxCBvsQ2-cCegQIABAA&oq=plan+economico&gs_lcp=CgNpbWcQAzICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAA6BAgjECc6CAgAELEDEIMBOgUIABCxAzoECAAQQ1C2ig9Yo5wPYNCgD2gAcAB4AIABiQGIAY0LkgEDNy43mAEAoAEBqgELZ3dzLXdpei1pbWewAQDAAQE&sclient=img&ei=GIsqYIqKHt-H5OUP3ISZ2A8&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=RomhXWBJnZ0bAM

Deja vu.

miércoles, 27 de enero de 2021

 Por Hugo Freyre

"Esta canción ya se escribió, hasta el mínimo detalle.” Deja vu – Gustavo Cerati

Una de las cosas que más me interesa a la hora de leer historia es conocer y tratar de entender cómo sucedieron los acontecimientos en el pasado, y posicionado en el presente en el análisis, tratar de pronosticar el escenario futuro. En este sentido, mucho se habla de la similitud de estos tiempos con los de la década del ´70. En este artículo, tratare de desandar en algunos aspectos económicos relacionados con la citada década en cuestión y tratar de establecer si realmente puede tejerse una similitud entre ambos tiempos históricos. Pasado y presente se entrelazan, el pasado nos muestra el final, mientras que el presente nos invita a tomar las decisiones que desembocarán en la construcción de un futuro. Dependiendo de lo eficiente y eficaces que sean en tiempo y espacio dichas decisiones para no caer en las repetitivas crisis que la historia argentina nos deja leer a lo largo de sus páginas.



Un viaje a los ´70. Sin lugar a dudas que un acontecimiento particular de la vida política argentina en este tiempo es el advenimiento del peronismo a través del Presidente Cámpora. En muchas oportunidades se escucha la frase “Cámpora al Gobierno, Perón al poder”, como característica de este gobierno, en el cual, en el plano económico tuvo algunas cuestiones características como las citadas a continuación “Limitaciones al capital extranjero, estatización del comercio exterior, términos de intercambio altos, resistencia del sector rural, centralización de la actividad bancaria: ¿peronismo de la primera o de la segunda época? Los dos coincidieron en esos puntos y se diferenciaron en otros: el peronismo de los 70 incorporo los nuevos datos de la realidad económica argentina, que recomendaban entre otras cosas, ese énfasis en la exportación que se intentó dar con los acuerdos comerciales y las medidas de promoción” (Llach, 2018). El ministro de Economía de ese entonces, en 1973, era Bel Gelbard, quien además de los elementos que caracterizaban el rumbo económico de dicho gobierno, tuvo entre sus manos un plan para bajar la inflación que se sustentaba no en evadir a la emisión monetaria como forma de financiar el déficit fiscal, sino que, por el contrario, el mismo se enfocaba en tratar la desigualdad en la distribución del ingreso: “El aumento sostenido de los precios, se pensaba, no era tanto producto de las expansiones monetarias a las que conducía el déficit fiscal, sino más bien del síntoma de una debilidad más profunda: la incapacidad de la economía para alcanzar un equilibrio mutuamente aceptado entre los ingresos del trabajo y del capital”. (Llach, 2018). En este esquema de ideas, es donde se escinde el problema inflacionario en curso con respecto a una mayor oferta de dinero, y se pone el énfasis en tratar de igualar el acceso al ingreso por parte del sector trabajador y el empresario. Este Pacto social se centró en dotar de un aumento salarial a los trabajadores y un congelamiento de precios, lo cual representaba un mayor poder adquisitivo de los mismos. Dicho plan tuvo un éxito rotundo en el corto plazo, ya que esta sensación de “Oasis en el desierto” puso un freno a la inercia inflacionaria que se traía de antemano: “Si, de algún modo, se logra instalar la creencia de que los precios se mantendrán estables, la gente estará dispuesta a mantener en sus bolsillos más dinero del que guardaba en la época de alta inflación. Aunque la emisión siga siendo importante, el efecto sobre los precios será mínimo, ya que no habrá desesperación por deshacerse del dinero que es típica de la inflación alta. Los controles de precios pueden, durante un cierto tiempo, provocar ese estado de “estabilidad psicológica”, cosa que sin dudas ocurrió durante los primeros meses de Gelbard”. (Llach, 2018)

La Argentina del 2021. Volvemos a la coyuntura, la Argentina que nos toca vivir hoy en día. Se pueden visualizar algunas coincidencias con los inicios de la década de los ´70 con respecto a los temas económicos que ocupaban la agenda de aquella época. Entre otros aspectos, vemos hoy en día un boom del precio de los commodities, lo cual trae alivio a las cuentas externas y a un sector como el agro argentino. Sin embargo, en los últimos días se viene debatiendo fuertemente sobre las exportaciones y los precios internos, lo cual también se ve reflejado en una relación tensa entre las entidades relativas al campo y el gobierno. En este sentido, la exportación resulta clave para traer los dólares necesarios para el crecimiento y generar rentabilidad en un sector que siempre es uno de los primeros en arrancar y traccionar a la economía argentina. En este sentido, apuntalar al campo con medidas que incentiven la exportación, así como también a la industria, son claves para que el crecimiento luego de un año de caída abrupta como lo fue el 2020 no se quede solamente en un rebote técnico, sino que sea el comienzo de la salida de años de estancamiento.

Otro párrafo merece el tema relacionado a la inflación. Como vemos, no es un problema nuevo o de los últimos años, ya que cincuenta años atrás la sociedad argentina se encontraba discutiendo como domarla e intentar frenarla. En este sentido, podemos aprender que el plan de Gelbard fue exitoso, pero solo de corto plazo, es decir, ataco las expectativas pero ignoro la raíz monetaria del problema, lo cual deviene en atacar la enfermedad pero solo con paliativos, es decir, no ir a fondo en un plan antiinflacionario profundo que detenga por un largo período el citado problema. Centrarse en la distribución del ingreso por sobre como atraer inversiones y generar nuevos puestos de trabajo o transitar hacia un equilibrio fiscal que no te haga depender de la emisión como forma de financiamiento es una muestra sobre cómo la historia argentina ha repetido recetas y que a pesar de ser exitosas de corto plazo, nunca fueron duraderas, por lo cual, es como tropezar una y otra vez con la misma piedra y no plantear un camino alternativo, más difícil y largo de transitar, pero como decía Cerati, “al final hay recompensa”.



¿Cómo termino la historia?, ¿Cómo terminara? Después de tratar de hacer una analogía entre ambos períodos vamos a ver como termino la política de la década del 70, volviendo hacia mediados de la misma. Tras una sucesión de Ministros de Economía, y con la viuda de Perón en la cima del Poder, llego el turno de hacerse cargo del rumbo económico a Celestino Rodrigo. ¿Qué hizo este Ministro? “Se anunció un paquete de medidas que incluía una devaluación del 100%, incremento de las tarifas públicas en una proporción similar o mayor y la liberalización de casi todos los precios” (Llach, 2018). En este contexto, es donde se produce el conocido “Rodrigazo”, con todas las consecuencias negativas en el plano social y económico que trajo aparejado.

Volvemos al presente, y vemos un escenario en el mercado cambiario donde conviven múltiples tipos de cambios, programas de controles de precios y tarifas públicas, entre otros precios de la economía que permanecen regulados. En este esquema, hay que pensar una salida ordenada en relación a este desacople de precios relativos, si es con un plan consensuado que respalde la misma mejor, y sino con un programa que traiga luz en un contexto de incertidumbre, atravesado por una pandemia. Para poner en marcha la economía y sacar personas de la situación de pobreza, es necesario aprender las lecciones del pasado, dejar de lado las diferencias ideológicas y usar esas energías en la construcción de un sendero de soluciones en contraposición a la confrontación.


Nadie sabe el final de la película. Incluso, hablamos de un final metafóricamente, ya que nuestro país seguirá funcionado y los ciudadanos viviendo. Sin embargo, es vital para el rumbo que tomará nuestra nación las decisiones que se toman en el presente, y para ello el pasado puede ser un maestro y un guía en relación a que caminos conviene tomar para ir por el sendero de acoplarse a un crecimiento sostenido y cuáles te pueden llevar a crisis económicas y sociales muy difíciles de atravesar.

 

Bibliography

Llach, P. G. (2018). El ciclo de la ilusión y el desencanto. Políticas económicas argentina de 1880 a nuestros días. CABA: Crítica.

 

Imágenes:

1)       https://www.google.com/search?q=deja+vu&tbm=isch&ved=2ahUKEwjpo9S8pr3uAhUDNLkGHYIGAnAQ2-cCegQIABAA&oq=deja+vu&gs_lcp=CgNpbWcQAzIFCAAQsQMyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAA6BAgAEBg6BAgAEENQ7OQBWIr6AWDE_wFoAHAAeAKAAXiIAckPkgEEMjQuMZgBAKABAaoBC2d3cy13aXotaW1nsAEAwAEB&sclient=img&ei=vvsRYOnMNIPo5OUPgo2IgAc&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=rX_SmojdXe6r1M

2)       https://www.google.com/search?q=inflacion+frenar&tbm=isch&ved=2ahUKEwix6daJp73uAhX4BrkGHZL9DGQQ2-cCegQIABAA&oq=inflacion+frenar&gs_lcp=CgNpbWcQAzoECAAQQzoFCAAQsQM6AggAOgcIABCxAxBDOgYIABAFEB46BggAEAgQHjoECAAQGFDOqQFYvNMBYLXWAWgAcAB4AIABc4gBlAqSAQQxNS4xmAEAoAEBqgELZ3dzLXdpei1pbWewAQDAAQE&sclient=img&ei=YPwRYLG5F_iN5OUPkvuzoAY&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=SYQWVCzz9oSEpM

1)       https://www.google.com/search?q=plan+reactivacion+economia+&tbm=isch&ved=2ahUKEwjyxf6tqr3uAhVDCtQKHZhbAyEQ2-cCegQIABAA&oq=plan+reactivacion+economia+&gs_lcp=CgNpbWcQAzoGCAAQCBAeOgQIABAYUNziA1iclARg_5gEaABwAHgAgAF6iAG1DZIBBDE5LjOYAQCgAQGqAQtnd3Mtd2l6LWltZ8ABAQ&sclient=img&ei=0f8RYLKZM8OU0AaYt42IAg&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=Gw2LvFQ8F63SIM


Futuro.

viernes, 15 de enero de 2021

 Por Hugo Freyre

“El futuro llego hace rato, todo un palo, ya lo ves!” Todo un palo – Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

¿El futuro es un punto de llegada a lo lejos del camino, o un continuo que se transita todos los días? Sin lugar a dudas, que la expresión futuro denota una cuota de esperanza y un porvenir representado en lo que lo mejor esta por venir. Sin embargo, ¿el futuro siempre es mejor con respecto al pasado? Y de ahí se deriva la respuesta en los determinantes que nos llevan a verificar si lo que hoy estamos haciendo en diversos aspectos nos pueden llevar en un viaje hacia un destino prospero y pujante. En este esquema de idea, me voy a centrar en tres puntos que creo son claves para edificar un puente entre el presente y el futuro que se sustente en pilares sólidos. Siempre la cuota de incertidumbre sobrevuela, ya que nadie sabe a ciencia cierta lo que puede pasar, sin embargo, dependiendo sobre que material se encuentre el citado puente podremos sentirnos más seguros o no. Empecemos este viaje al futuro partiendo del presente.



Imaginemos el PBI de un país como una torta. Para visualizar un país que se encamine en un sendero sostenido de crecimiento, es necesario imaginar que esa torta se agranda cada vez en mayor medida, por lo cual, no es lo mismo tomar medidas que tiendan a redistribuir trozos de la misma en un contexto de caída que haciéndolo en un esquema donde se toman medidas económicas tendientes a desahogar el aparato productivo y exportador, motorizando de esta manera un crecimiento traccionado en las exportaciones y la inversión.

En este orden de ideas, la pregunta que nos debemos hacer es, ¿de que manera hacemos crecer la citada torta? “Nos concentraremos en lo que llamaremos factores determinantes del crecimiento económico, a saber, los cambios en el stock de capital per cápita, la tecnología y el capital humano”. (Llach, 2010). Partiendo de los determinantes citados anteriormente en la coyuntura, viajaremos al futuro, para analizar en que estado de cocción se encuentra la torta que estamos preparando.

El stock de capital. Sin lugar a dudas que el capital es un componente esencial a la hora de analizar el crecimiento económico de un país, ya que del mismo se deriva la productividad de los trabajadores, otro elemento de vital importancia. Hoy en día, las reservas netas de divisas en el Banco Central no son abundantes precisamente, por lo cual esto trae aparejado la política de importaciones, resintiéndose el comercio exterior, componente que resulta clave a la hora de tomar la decisión de capitalizarse en una determinada maquinaria. Nuestro país asistió a lo largo de su historia muchas veces a la situación de stop and go, en donde el crecimiento económico empujaba las importaciones, pero llegaba un punto donde los dólares empezaban a menguar, por lo que se dificultaba acceder a dicho capital. De esta forma, nuestro país conoce este tipo de complicaciones, algunas veces producto del crecimiento y otras de la desconfianza, que llevan al promedio de la población a demandar divisas para ahorrar. De esta forma, vemos como el comercio internacional y la apertura al mismo de manera inteligente es un componente clave para crecer, no solo por el fomento de las exportaciones, sino también por la necesidad de dólares para capitalizar a la industria, transformando una nación que explica el mayor número de sus exportaciones a través del campo. Esto no significa resignar ningún sector, sino que, por el contrario, apuntalar al campo desahogando a un sector que invierte y depende en gran medida del clima y los precios externos, y fomentar la industria nacional, complementando ambos sectores y construyendo una oferta sustentada en el valor agregado de los productos que se comercian.




La tecnología. De la mano del capital, viene la tecnología como su aliada. En este punto, me quiero detener en la industria del conocimiento. Con gran auge en nuestro país, y en presencia de unicornios que son hijos de estas tierras, vemos como la tecnología llego para quedarse. Se habla de la tecnología aplicada al capital, pero también debe ser tenida en cuenta como un pilar para el crecimiento del sector servicios en nuestro país. Incluso, muchas de estas compañías se insertaron con gran éxito en el mundo bursátil, generando rentabilidad para sus inversores. El estado debe acompañar el crecimiento de estas nuevas empresas, apuntalando al sector en lo necesario y desburocratizando su funcionamiento, ya que muchos de estos “monstruos” nacen de la idea de un grupo de amigos que toman la valiente decisión de emprender. El emprendedor en nuestro país debe ser tomado como un héroe, ya que invirtiendo su capital y entrando en el riesgoso juego del mercado con su idea, tiene el desafío de captar demanda en un contexto donde la oferta y la competencia nace y se reproduce cada vez con mayor rapidez. Por esta cuestión, es que el puente entre la idea y la materialización de la misma debe ser acompañado con políticas de incentivo y que simplifiquen este tránsito.




El capital humano. No son buenas las comparaciones, pero creo que aquí subyace el más importante de los determinantes. Creo que, en este punto, se circunscribe como elemento igualador de oportunidades entre diversos sectores económicos a la educación como motor para el desarrollo de los futuros ciudadanos de nuestro país. Si bien es cierto que nos encontramos atravesados por un contexto de pandemia, es necesario pensar y construir la agenda de la educación en el citado contexto. Otro elemento que dejo al desnudo el 2020 es la asimetría de la conectividad a lo largo de la extensa nación en la cual vivimos, como vimos en algunas imágenes, de un niño que debía colgarse de una antena para enviar su tarea. Esto plantea la necesidad de políticas que tengan como eje igualar las oportunidades para todos los que habitan este territorio, a través de una alimentación adecuada, acceso a una educación de calidad y salud, entre otras cuestiones fundamentales del desarrollo humano. Podes tener el capital, podes contar con polos tecnológicos desarrollados, pero si no cuidas lo más importante que tiene una nación que son sus ciudadanos, como país seguramente estarás destinado al fracaso.



Además, en este contexto es necesario fomentar las inversiones y recuperar la confianza. ¿Y que tiene que ver con igualar las oportunidades?. Mucho. Ese niño que un día se le dio un techo, comida, educación y salud el día de mañana saldrá al mercado laboral a buscar oportunidades. Y allí se verán los frutos, si dicha demanda puede conectarse con la oferta de trabajo, el éxito será seguro.

¿Existe un mayor acto de libertad que brindar educación y trabajo a una persona, y que, de esta forma, pueda construir su futuro?

 

Imágenes:

1.        https://www.google.com/search?q=crecimiento+economico&tbm=isch&ved=2ahUKEwiC3MWUkp7uAhV-B7kGHdiPDB0Q2-cCegQIABAA&oq=crecimiento+economico&gs_lcp=CgNpbWcQAzIECAAQQzICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADoECAAQEzoECAAQHjoGCAAQCBAeOgUIABCxAzoICAAQsQMQgwFQrbUDWJncA2CN4QNoAHAAeACAAaIBiAHbE5IBBDI1LjSYAQCgAQGqAQtnd3Mtd2l6LWltZ7ABAMABAQ&sclient=img&ei=sqUBYIK7CP6O5OUP2J-y6AE&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=4HGs4-GbaRXFHM

2.        https://www.google.com/search?q=importaciones+capital&tbm=isch&ved=2ahUKEwjKndn_kp7uAhXJBbkGHaM6DdYQ2-cCegQIABAA&oq=importaciones+capital&gs_lcp=CgNpbWcQAzIGCAAQCBAeOgUIABCxAzoCCAA6BAgAEEM6BwgAELEDEEM6BggAEAUQHjoECAAQGFCFkAFYx7sBYLrCAWgAcAB4AIABvwGIAdwOkgEEMTcuNJgBAKABAaoBC2d3cy13aXotaW1nwAEB&sclient=img&ei=kqYBYMqMNMmL5OUPo_W0sA0&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=NL8ZZs05lcV0JM

3.        https://www.google.com/search?q=unicornios+argentina&tbm=isch&ved=2ahUKEwiJ8ceMk57uAhU-JrkGHSaJAs0Q2-cCegQIABAA&oq=unicornios+argentina&gs_lcp=CgNpbWcQAzICCAAyBAgAEBg6BggAEAgQHjoFCAAQsQM6BAgAEEM6CAgAELEDEIMBOgcIABCxAxBDUM_tA1jetARgmLcEaAFwAHgCgAGIAYgB9RiSAQQzOC4zmAEAoAEBqgELZ3dzLXdpei1pbWewAQDAAQE&sclient=img&ei=raYBYMnmMr7M5OUPppKK6Aw&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=Hx0LCovxNbKrVM

4.        https://www.google.com/search?q=alumno+se+sube+a+antena&tbm=isch&ved=2ahUKEwjY2OOvk57uAhVDB9QKHUnkBfAQ2-cCegQIABAA&oq=alumno+se+sube+a+antena&gs_lcp=CgNpbWcQAzoECAAQQzoECAAQGDoHCAAQsQMQQzoFCAAQsQM6AggAOggIABCxAxCDAVDu1wZY2Y0HYNqRB2gAcAB4AoABaogB2xmSAQQ0MS4xmAEAoAEBqgELZ3dzLXdpei1pbWewAQDAAQE&sclient=img&ei=96YBYJiBKsOO0AbJyJeADw&bih=657&biw=1366&rlz=1C1GCEA_enAR920AR920#imgrc=PMRYCHtDztfQWM

 

 Bibliografía:

 

Llach, M. B. (2010). Macroeconomía Argentina. Buenos Aires: Alfaomega.


 

 

 
EconomicaMente © 2012 | Designed by Bubble Shooter, in collaboration with Reseller Hosting , Forum Jual Beli and Business Solutions